b808d2de-5afe-42bf-86ec-aae1e9a68efb_edi

Mi Misión

La primera vez que #PorAmorAMi llegó a mi mente tenía 13 años, era una adolescente llena de sueños, pero cegada por la depresión, no tenía la fuerza para contar mi historia, había tenido mi primer intento de suicidio y aunque varios doctores me habían visto, yo me negaba rotundamente a pedir y ACEPTAR ayuda. 

Pensaba que pedir ayuda era de cobardes, no sabía identificar mi sentir.


No sabía que los sentimientos negativos son emociones que debemos trabajar porque NO merecemos sentirnos así.


No sabía que los trastornos mentales no son culpa mía, ni tampoco sabía que algunos trastornos mentales son de origen hereditario como en mi caso.


No sabía que no era la única en el mundo sintiéndome así. Que alrededor del mundo hay millones de personas que en este MOMENTO están luchando mil batallas.


No sabía que para sanar debía pedir ayuda, qué hay personas que pueden entender perfecto ese sentir y que también hay muchísimas alternativas se SANACIÓN.


A mis 13 años, la primera vez que intenté quitarme la vida no sabía tantas cosas...


El vacío que vivía dentro de mí, me llevó a lastimarme incontables veces, mi inestabilidad me llevó a pensar en suicidarme para intentar desesperadamente llenar el vacío que tenía , a creer que era muy débil por no saber que hacer conmigo. 


No sabía la razón por la que tenía pensamientos suicidas desde tan joven. 
Mucha gente desde entonces me juzgó, diciendo que lo mío era un juego y que yo sólo quería llamar la atención, pero mi baja autoestima, mis problemas de alimentación ,mis ganas de nunca salir de mi cama reflejaban que lo mío era mucho más que eso. 


A los 13 años fui ingresada por primera vez en un hospital por intento de suicidio, tomé una botella completa de limpiador creyendo que con eso moriría , recuerdo pensar desesperada al despertar en la sala del hospital ¿porqué no me morí? ¿para qué sigo con vida? (me he hecho esa misma pregunta tantas veces) y con 13 años me hicieron por primera vez lavado gástrico. 


Dentro de mi soñaba con un día poder tener el corazón más en paz y la fuerza para usar mi historia y ayudar.

 

Poder hacer algo con mi experiencia y hacer que tanto sufrimiento valiera la pena. 
A los 16 años fui diagnosticada con trastorno bipolar, y en unos estudios de mi cerebro apareció la evidente falta de serotonina.


Tuve que ver a muchos doctores, algunos me recetaban cosas que NO eran adecuadas para mi enfermedad lo que provocó en mi que el tratamiento no fuera correcto y me desesperara, empeorara o quisiera dejar de INTENTAR. 


Me intenté suicidar 8 veces en intentos desesperados de no saber que hacer conmigo, quisieron ingresarme más de 5 veces y yo me negué.


Tuve miedo, tuve ausencias, pensé que estaba mal mostrarme débil


Tuve la mala o buena suerte de nacer así.

 

Así que un día una doctora me dijo que quizá era una misión o una fuerza mi enfermedad


A lo largo de mis años siguientes me dieron muchos diagnósticos muchos psiquiatras y a veces es difícil no saber qué hacer con esos “diagnósticos” que ni tú mismo entiendes.


Te caes, te rindes, te recetan, te sientes mal, te vuelves a sentir bien y no sabes que hacer. 


Te vuelves a rendir.

Caes profundo y no sabes cómo levantarte. 

En mi caso el trastorno bipolar sin un tratamiento adecuado me causa grandes recaídas que a veces no sé cómo ayudarme y lastimé incontables veces a muchas personas.


Es duro. Tener faces de manía en donde te crees el dueño del mundo con energía muy feliz y luego tan triste con ganas de aventarte a las vías del tren.


Mi fuerza principal fue que por fin comprendí que no estoy loca, que NO ESTOY SOLA, y que como yo hay millones de personas en el mundo que luchan sus batallas. 

Me he hecho tratamientos fuertes para combatir mi estado de ánimo como las terapias de estimulaciones magnéticas trasnscreaneales. 


​Y estoy dispuesta a seguir luchando hasta el final

Por eso hoy no avergüenzo de contar mi historia.  











Por amor a mí nació de la necesidad de dejar de callar nuestras emociones, porque yo lo viví y aún vivo TODOS los días, nació para aprender a ser más solidarios con quiénes nos rodean, DE ESCUCHAR a alguien que se sienta solo, de alguien que sufra ansiedad, depresión o algún tipo de enfermedad que le impida desenvolverse de manera sana en su vida cotidiana, ¿PORQUÉ? porque actualmente la depresión es la enfermedad que causa más INCAPACIDAD a nivel mundial, lo que genera problemas graves en la vida de las personas que la padecen y que puede desencadenar en un suicidio. 


Parece una locura pero es así. Más personas de las que imaginamos piensan en quitarse la vida como salida a sus problemas: hay un suicido cada 40 segundos.​


Más de 800,000 personas se quitan la vida cada año, estoy segura que con amor podemos hacer la diferencia: que esta cifra disminuya cada vez más y seamos más lo que luchamos JUNTOS por una salud mental llena de plenitud, paz y mucho amor... por amor a mí.


Quiero ayudar, quiero ser una voz, la voz que yo nunca tuve. 
Siempre en amor, amor a la vida: por amor a mi. 

-Att. Cielo Vanessa

WhatsApp%20Image%202018-08-08%20at%2013.