• Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

...tenía 13 años, era una adolescente llena de sueños, pero cegada por la depresión, no tenía la fuerza para contar mi historia, había tenido mi primer intento de suicidio y aunque varios doctores me habían visto, yo me negaba rotundamente a pedir y ACEPTAR ayuda. 

⭑✎☞ Pensaba que pedir ayuda era de cobardes, no sabía identificar mi sentir.


⭑✎☞ No sabía que los sentimientos negativos son emociones que debemos trabajar porque NO merecemos sentirnos así.


⭑✎☞ No sabía que los trastornos mentales no son culpa mía, ni tampoco sabía que algunos trastornos mentales son de origen hereditario como en mi caso.


⭑✎☞ No sabía que no era la única en el mundo sintiéndome así. Que alrededor del mundo hay millones de personas que en este MOMENTO están luchando mil batallas.


⭑✎☞ No sabía que para sanar debía pedir ayuda, qué hay personas que pueden entender perfecto ese sentir y que también hay muchísimas alternativas se SANACIÓN.


⭑✎☞ A mis 13 años, la primera vez que intenté quitarme la vida no sabía tantas cosas...

Mis padres, y hermanas (Kassandra y Samantha ) estaban preocupados, se sentían muy impotentes pero no entendían o no sabían del todo cómo ayudarme.
Para los familiares de alguien con un problema emocional también es difícil, también es un reto, también es una lucha y una batalla diaria. 


A esto lo llamo yo “cicatrices ajenas” el dolor que dejamos en los que nos aman y la impotencia de no saber cómo ayudarnos. 

Nací en Guadalajara Jalisco pero a los 12 años nos mudamos al puerto de Acapulco, Guerrero. 
El cambio fue difícil pues a partir de ahí nos mudamos de ciudad más de 10 veces entre esas ciudades, Cancún.


El vacío que vivía dentro de mí, me llevó a lastimarme incontables veces, mi inestabilidad me llevó a pensar en suicidarme para intentar desesperadamente llenar el vacío que tenía , a creer que era muy débil por no saber que hacer conmigo. 
No sabía la razón por la que tenía pensamientos suicidas desde tan joven. 
Mucha gente desde entonces me juzgó, diciendo que lo mío era un juego y que yo sólo quería llamar la atención, pero mi baja autoestima, mis problemas de alimentación ,mis ganas de nunca salir de mi cama reflejaban que lo mio era mucho más que eso. 


A los 13 años fui ingresada por primera vez en un hospital por intento de suicidio, tomé una botella completa de limpiador creyendo que con eso moriría , recuerdo pensar desesperada al despertar en la sala del hospital ¿porqué no me morí? ¿para qué sigo con vida? ( me he hecho esa misma pregunta tantas veces) y con 13 años me hicieron por primera vez lavado gástrico. 


Dentro de mi soñaba con un día poder tener el corazón más en paz y la fuerza para usar mi historia y ayudar. Poder hacer algo con mi experiencia y hacer que tanto sufrimiento valiera la pena. 
A los 16 años fui diagnosticada con trastorno bipolar, y en unos estudios de mi cerebro apareció la evidente falta de serotonina.


Tuve que ver a muchos doctores, algunos me recetaban cosas que NO eran adecuadas para mi enfermedad lo que provocó en mi que el tratamiento no fuera correcto y me desesperara, empeorara o quisiera dejar de INTENTAR. 

Me diagnosticaron también trastorno límite de personalidad el cuál fue un diagnóstico equivocado, así como otras enfermedades. hasta que por fin encontré un buen profesional que me mandó a hacer estudios de todo mi cuerpo, cerebro y mi diagnóstico fue el primero de siempre: trastorno bipolar o trastorno maniaco depresivo.

Desde que recuerdo en mi adolescencia me aislé, me callé, jamás hablaba de nadie de esto.
Me aterraba lo que otros pensaban de mí.
El miedo se ha adueñado de mi alma por muchos años.

Mi familia se sentía desesperanzada por no tener la guía adecuada.


Me intenté suicidar 8 veces en intentos desesperados de no saber que hacer conmigo, quisieron ingresarme más de 5 veces y yo me negué.


Tuve miedo, tuve ausencias, pensé que estaba mal mostrarme débil. 
Tuve dolor que calló tanto sentir.
Tuve la mala o buena suerte de nacer así. Así que un día una doctora me dijo que quizá era una misión o una fuerza mi enfermedad. 


A los 17 años nos mudamos a vivir a Cancún, Quintana Roo, ahí fundé junto con una amiga “Pintando Esperanza” un grupo de apoyo a personas con problemas emocionales.
El proyecto fracasó pues nadie más quiso apoyarnos ni siquiera el gobierno, ni personal de salud. 


A lo largo de mis años siguientes me dieron muchos diagnósticos muchos psiquiatras y a veces es difícil no saber qué hacer con esos “diagnósticos” que ni tú mismo entiendes.


Te caes, te rindes, te recetan, te sientes mal, te vuelves a sentir bien y no sabes que hacer. 


Te vuelves a rendir.

Caes profundo y no sabes cómo levantarte. 

En mi caso el trastorno bipolar sin un tratamiento adecuado me causa grandes recaídas que a veces no sé cómo ayudarme y lastimé incontables veces a muchas personas.


El 3 de diciembre del 2011 fue mi último intento de suicidio, me dio un paro cardíaco y al día de hoy me pregunto qué pasó para que yo siga aquí (con vida ) me juré a mi misma luchar contra lo que viniera para encontrar la manera de ser feliz y encontrar mi lugar.


Es duro. Tener faces de manía en donde te crees el dueño del mundo con energía muy feliz y luego tan triste con ganas de aventarte a las vías del tren.

Los años pasaron y los golpes de la vida me enseñaron, mi estado de ánimo no cambió del todo, seguí con mil recaídas y con momentos de querer renunciar a todo, lo que si cambió fue mi fuerza, mi madurez y el amor por  los que me rodean. 


Mi fuerza principal fue que por fin comprendí que no estoy loca, que NO ESTOY SOLA, y que como yo hay millones de personas en el mundo que luchan sus batallas. 

Me he hecho tratamientos fuertes para combatir mi estado de ánimo como las terapias de estimulaciones magnéticas trasnscreaneales. 
​Y estoy dispuesta a seguir luchando hasta el final. 

Por eso hoy no avergüenzo de contar mi historia.  


EL SUICIDIO ES LA SEGUNDA CAUSA DE MUERTE ENTRE LOS ADOLESCENTES TAN SÓLO EN MÉXICO, las causas van desde la genética, hasta lo sentimental, económico y social. Y al día de hoy hay algunos estados en el país que no toman seriedad en el asunto.

🔴Hablar de depresión y salud mental es sin duda un tema que sigue siendo tabú a pesar de la época en la que vivimos, se habla mucho del tema pero existe mucha desinformación y miedo al respecto.
Cuando he hablado con personas sobre el tema algunos me han dicho que sienten miedo de “sentirse así” como si eso fuese algo malo o los hiciera menos valientes, pero NO es así. 

En Enero de 2017, me animé a sacar todo lo que por años calle y guardé, aunque muchos de mis conocidos me decían que estaba loca por hablar del tema,  yo me decidí a hacer difusión de Por amor a mi por redes sociales por primera vez, tenía PÁNICO de que mi realidad saliera a la luz, pues ante muchos otros, yo solo era una niña superficial que siempre se ha dedicado a los medios de comunicación; me cansé de callar, de ver cómo personas que quiero viven deprimidas por miedo al que dirán, me canse de ver noticias de suicidios en todos lados y de quedarme viendo cómo todo esto no cesaba. 

​Me cansé de fingir, porque por 15 años he luchado y tenido recaídas, visitado doctores, hospitales, y buscado alternativas.
A veces desesperada, a veces con emoción, otras triste, pero siempre con ESPERANZA en que la lucha valdrá la pena.


Por amor a mi nació de la necesidad de dejar de callar nuestras emociones, porque yo lo viví y aún vivo TODOS los días, nació para aprender a ser más solidarios con quiénes nos rodean, DE ESCUCHAR a alguien que se sienta solo, de alguien que sufra ansiedad, depresión o algún tipo de enfermedad que le impida desenvolverse de manera sana en su vida cotidiana, ¿PORQUÉ? porque actualmente la depresión es la enfermedad que causa más INCAPACIDAD a nivel mundial, lo que genera problemas graves en la vida de las personas que la padecen y que puede desencadenar en un suicidio. 
Parece una locura pero es así. Más personas de las que imaginamos piensan en quitarse la vida como salida a sus problemas: hay un suicido cada 40 segundos.

Trabajé fuerte en #PorAmorAMi en tener fe que el mensaje de ESPERANZA llegaría a muchas otras personas con el primer video de mi canal de YouTube “ASÍ ES VIVIR CON DEPRESIÓN “y fue así como en Mayo de ese mismo año la Secretaria de Educación Publica del estado de Michoacán se interesó en este proyecto hecho con todo el amor: mi iniciativa fue llevar a escuelas de bajos recursos del estado la campaña, platicando mi historia a niños de nivel secundaria (entre 12 y 16 años) de manera vivencial, con apoyo de dos psicólogas y un abogado que trató los derechos de los niños , llevamos el mensaje a más de 2,500 pequeños, fueron 9 conferencias continuas  por lugares como Tzitzio, Copándaro, Puriandiro, Zamora, Morelia, Cuitzeo, entre otros. 


Conté con el apoyo de la SEP (Secretaria de Educación Pública) y mi iniciativa de contar mi historia comenzó a dar a luz : 
La respuesta de las personas fue favorable, pese a que el tema de la salud mental sigue siendo un tema tabú para muchos, logramos transmitir en los niños reacciones increíbles, muchos lograron soltar lo que tenían mucho tiempo sin hablar, incluso maestros, directores llegaron a tener un “rompimiento de emociones” durante las conferencias, esto quiere decir que después de escuchar mi historia, se rompían en llanto o se identificaban. 

Hubo casos muy fuertes, pequeños de sólo 11 añoque lograron identificar que a su corta edad ya han sentido depresión, que se cortan o que van cargando muchas emociones negativas, así como abusos de todo tipo . 

Lo importante es que a estos casos se les dé un seguimiento adecuado y para eso necesitamos el apoyo de padres de familia, y maestros. 


El ambiente en casa tiene un peso importante en las emociones de una persona, por eso también se platicó con padres de familia acerca de este tema de vital importancia. También buscamos darles seguimiento a esos casos porque queremos que la salud mental sea una prioridad, así como también lo es la salud física. Todo va de la mano, para tener una vida con plenitud tienes que estar lleno de amor por dentro. El trabajo de tu autoestima es lo más importante.

Vivimos muchísimas emociones en estas primeras conferencias, definitivamente fueron ellos los que me enseñaron a mi, pasamos de risa a llanto y de llanto a risa, pero lo más importante es que pudimos hacer que muchos soltaran lo que les ataba desde hacía mucho, recibí abrazos, cartitas, regalos y mucho amor de su parte. “El primer paso es hablar, soltar lo que te aprisiona, dejar de sentir vergüenza por ser quien eres o por cómo te sientes”- Es algo que menciono mucho y que me ha costado poner en acción por mi misma, pero es el primer paso para sanarte a ti mismo.

Me he propuesto seguir luchando tanto en México como fuera del país, para generar más consciencia, más amor y menos tabúes, más comprensión y menos odio.

 El plan es continuar con #PorAmorAMi en Guerrero, Jalisco y Aguascalientes y muchos más estados del país en donde se me de la oportunidad de compartir mi historia, mi lucha, mi día a día, y que cada vez seamos más los que apostamos nuestra vida por ayudar a otros que quizá están pasando lo mismo.


Más de 800,000 personas se quitan la vida cada año, estoy segura que con amor podemos hacer la diferencia: que esta cifra disminuya cada vez más y seamos más lo que luchamos JUNTOS por una salud mental llena de plenitud, paz y mucho amor... por amor a mí.


Quiero ayudar, quiero ser una voz, la voz que yo nunca tuve. 
Siempre en amor, amor a la vida: por amor a mi. 

-Att. Cielo Vanessa

Escúchame en spotify

  • Cielo Venessa Spotify