Buscar
  • cielovanessa

Hay mucho amor en un corazón que aprende a dejar ir.


Me dediqué a tomar calma,suspirar y evitar que una lágrima más de mí, saliera.

Ya derramé por ti un océano, ríos, lagunas y ya quedan sólo charcos de lo que un día fuimos tú y yo.


Miré a mi alrededor, nuestros recuerdos aún tocan mi piel, pero mi alma por fin,está en calma.


Sé que estás con ella,que tus besos le pertenecen y que su voz es lo primero que anhelas escuchar cada mañana.


Sé que fue inevitable,que su belleza es luz y que su amor,te complementa.

Sé que yo nunca fui nada para ti.

No fui tormenta, mucho menos fui lluvia, tan sólo fui una llovizna de paso.


Hago una pausa.

Siempre lo supe, tus ojos jamás lloraron mi ausencia y tu corazón jamás me extrañó.


Hoy el rencor de mí se desvaneció, el amor con él se ha ido,aunque aún acaricio lo que un día juntos, vivimos.


El ayer se quedó en mi ser, como un tatuaje que nunca se borra o un hechizo que nunca se va, pero en mi presente ya no existes y en mi futuro, ya no te necesito.


Una vez pensé que el amor es una pócima de una extraña magia de la que nadie se salva, aunque se huya.

Quizá es así,tal vez no, lo único que sé es que si pudiera regresar el tiempo, también de ti me enamoraría.


Aprendí tanto de este adiós que no sólo rompiste mis ilusiones, también me hiciste más fuerte, más humana, más sabia y menos frágil.


Comprendí que es necesario decirle al corazón que nada es para siempre,que no necesito a

alguien para ser feliz ,y que las palabras en forma de promesas no son nada, si no vienen acompañadas por actos.

Son felices juntos y lo noto desde lejos, tu ausencia me enseñó que sin tí, estoy mejor ,que no necesito a alguien que no me necesita y mucho menos me valora, y que si ella es para ti,seguro alguien más estará por ahí,esperando por mí.

Sonrío. Por fin siento una paz inexplicable y entonces,me vuelvo valiente al desearte lo mejor desde lo más profundo de mi corazón:



Te amé tanto, que olvidé amarme a mí misma, pero, el día de hoy,sólo deseo que seas tan feliz como te mereces ,con ella ,y sin mí.



Por fin, te digo adiós, sin ataduras, rencores o sueños malheridos,y fue así como al fin,entendí:

Hay mucho amor en un corazón que aprende a dejar ir.




-Autor: Cielo Vanessa.

0 vistas

Escúchame en spotify

  • Cielo Venessa Spotify